El día del patinador

El 14 de abril se celebra el día del patinador en todo el mundo. La historia del porqué es un tanto curiosa y la mayoría de las fuentes cuentan la misma historia.

Lidwina cae en el hielo. Ilustración de 1498 del libro La vida de Lidwina, por John Brugman.

Santa Lidwina es la patrona de los enfermos crónicos y los patinadores, su historia se desarrolla en Holanda. Lidwina nació en 1380, su familia era pobre y tenía 8 hermanos. Durante el invierno Lidwina disfrutaba de patinar sobre el hielo de los canales congelados del pueblo con sus amigas.

A los 15 años, como acostumbraba, salió a patinar con sus amigas, pero en esta ocasión el clima era un poco más frío de lo común y sufrió una fuerte caída, la cual hizo que se rompiera una costilla. Algunas fuentes hablan que ese día ella no tenía ganas de salir pero que sus amigas le insistieron e incluso que sus padres no estaban de acuerdo por que ya era tarde para patinar, pero las amigas fueron lo suficientemente buenas para convencerla y salieron a escondidas.

Aquí es donde se pone un poco cruel el relato de su vida, la caída le provoco una parálisis parcial que la mantuvo en cama durante 38 años, por la época ningún médico tenía el conocimiento para curar su lesión.

En realidad nunca se recuperó por completo, por el contrario, cada vez enfermó mucho más, hasta quedar completamente paralizada a excepción de su mano derecha y se dice que algunas partes de su cuerpo se desprendieron, que le brotaba sangre esporádicamente de boca, nariz y oídos. Para la población de ese momento, todos estos síntomas eran muy extraños y le dieron crédito de la enfermedad al mismísimo Satanás.

Por el contrario a lo que se creía, estos malestares la acercaron a la religión, desarrollando su devoción por la eucaristía. La mayor parte del tiempo lo dedicada a rezar, medicar y ofrecer su dolor a Dios. De acuerdo con los relatos de la época, se registraron diferentes visiones y milagros con la gente que iba a verla, eso aumentó las visitas que recibía.

El 14 de abril de 1433, Lidwina falleció a los 53 años, con la gravedad de su enfermedad era casi imposible que siguiera con vida. En 1434 construyeron una capilla sobre su tumba, lugar que se convirtió en un centro de peregrinaje. En 1980 el Papa León XIII, canonizó a Lidwina y desde ese momento se convirtió en la patrona de los patinadores.

¿Qué te pareció la historia? ¿Festejas el día del patinador?

Síguenos en nuestras redes:
Instagram: @wannaroll_magazine
Tik tok: @magazinewannaroller
Fb: /wannarollmagazine
YT: Wanna Roll Magazine

A %d blogueros les gusta esto: